Falafels de garbanzos

falafel de garbanzos con ketchurry de calabazas

Para 12 unidades vas a necesitar:

  • 300g de garbanzos secos
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • Un puñado de perejil
  • Sal

Ponemos los garbanzos crudos a remojo y los dejamos entre 24 y 48 horas. Luego los escurrimos muy bien.

En una procesadora ponemos los garbanzos, la cebolla, los dientes de ajo, el perejil y el polvo de hornear. Trituramos y dejamos reposar la mezcla como mínimo una hora.

Tomamos porciones de unos 30 o 40 gramos y les damos forma de bola. Si vemos que la masa está muy húmeda y cuesta darle forma, podemos añadir un poco más de harina de garbanzos hasta que tenga una consistencia más firme.

Precalentamos el horno a 200ºC, colocamos sobre la bandeja o asadera antiadherente los falafel pincelados con aceite.

Horneamos durante 15 minutos a 200ºC, les damos la vuelta y horneamos otros 15 minutos por el otro lado. Otra opción sería freír los falafel en aceite abundante hasta que estén dorados por ambos lados.

El falafel se sirve caliente, y puedes servirlo junto a un pocillo con ketchurry de calabazas para no calentar la salsa. También se puede servir en plato acompañado de una buena ensalada o como algo rápido dentro de pan de pita.

Deja una respuesta