Guayabo del País, nuestra mejor fruta

Hace varios años que productores y cocineros se abanderaron en la campaña de recuperación de productos autóctonos.

Son muchas las ventajas que tienen NUESTROS FRUTOS: alto potencial de
adaptación, buenas posibilidades productivas, posibilidad de manejo del
cultivo de forma amigable con el medio ambiente, buenas propiedades nutritivas y beneficiosas para la salud del consumidor.

El guayabo sea, seguramente, el fruto nativo estrella. Uno de los motivos es porque como otras frutas, a las que accedemos con mayor facilidad, se puede cosechar y almacenar en frío un tiempo sin deteriorarse u oxidarse.

Es una fuente importante de yodo, potasio, vitamina C y vitamina A, compuestos antioxidantes, y contiene cantidades importantes de fibra, que ayuda a la digestión, con un leve efecto laxante.
Con las hojas puede prepararse una infusión utilizada contra la gastroenteritis; la decocción de la corteza o de hojas se utiliza como astringente en diarreas y otros trastornos intestinales.

Varios historiadores mencionan que la etnia charrúa utilizaba el guayabo en la época de las guerras del siglo XIX, en la construcción de lanzas criollas y en rituales fúnebres.

Actualmente se cultiva como frutal en varios países de forma comercial. En nuestro país, es posible encontrar árboles muy viejos en parques y jardines de zonas rurales, urbanas y en establecimientos frutícolas, evidenciando que esta especie formaba parte de los frutales cultivados por otras generaciones.

Árbol o arbusto, nativo del Norte del Uruguay y sur del Brasil, crece naturalmente en las sierras, adaptado a suelos poco profundos. Las frutas son verdes externamente cuando están maduras, consumiéndose la pulpa, que tiene un sabor agridulce muy agradable. Pulpa blanca,
levemente marfil o rosada, contiene pequeñas semillas. La cosecha se
extiende desde fin de febrero hasta fin de mayo.

Personalmente encuentro su perfume mas interesante que el de la vainilla y utilizo su cascara en preparaciones de todo tipo.


Deja aquí tus comentarios