Prebióticos, la fibra que protege la salud

¿QUÉ SON LOS PREBIÓTICOS?

Los prebióticos están constituidos por moléculas de gran tamaño que forman parte de la fibra alimentaria, en su mayoría hidratos de carbono (oligo y polisacáridos) que son fermentados por la flora intestinal. No todas las fibras tienen actividad prebiótica.

Son sustancias no digeribles de los alimentos que promueven el crecimiento y la actividad de bacterias beneficiosas para el intestino.

¿Dónde encontrarlos? 

Los prebióticos están presentes en los alimentos ricos en fibra, como frutas, vegetales y granos integrales. Las personas que comen una dieta equilibrada, variada y saludable obtendrán muchos prebióticos a través de sus alimentos.

Los prebióticos se encuentran en alimentos como los cereales integrales, peras, manzanas, ciruelas, cebollas, el ajo, gabanzos, lentejas, alcauciles y espárragos. Además, se añaden probióticos y prebióticos a algunos alimentos que están disponibles como suplementos dietéticos.

LOS BENEFICIOS NATURALES DE LOS PREBIÓTICOS

Existen evidencias que relacionan los prebióticos con la modulación de funciones metabólicas asociadas con la grasa corporal, la inmunidad, la prevención de infecciones intestinales y la disminución del riesgo de cáncer de colon o del nivel de glucosa en sangre.

Estas acciones los vinculan con aplicaciones terapéuticas o preventivas de enfermedades y trastornos como los cardiovasculares, obesidad, alergia o diabetes.

Hay que tener en cuenta que la microbiota intestinal se adquiere desde el nacimiento, y que cada individuo presenta una identidad bacteriana única y estable, resultado de sus hábitos de vida.


Deja aquí tus comentarios