La pelea con Pasteur

Está claro que el descubrimiento del bacteriólogo francés fue necesario para evitar una posible extinción y nos dejó una idea que no es del todo correcta.

Sí, pasteurizar la leche y otros alimentos nos protege de las bacterias mas dañinas pero el proceso mata todo microorganismo y así se pierden las beneficiosas para nuestro cuerpo. Creo que el mejor ejemplo donde la industria aplica equivocadamente la pasteurización es en el vinagre.

El vinagre también es un fermentado mas que se produce de la oxidación por contacto con el oxigeno de el alcohol. Para esto primero se tiene que producir un vino joven sea de frutas o hierbas y flores. Y luego esperar que las levaduras hagan el resto. Sandor Katz dice que uno tiene que esforzarse más en prevenir que las cosas se conviertan en vinagre que en hacerlo.

Pensemos entonces lo beneficioso de un producto que pasó por dos fermentaciones para obtener su complejidad. La cantidad de probióticos que ya hicieron parte del trabajo de eliminar sus bacterias competidoras “malas”.

Para, al menos, estos casos no parece necesario la pasteurización con su mala idea de ir exterminando la presencia microbiana que la naturaleza provee.


Deja aquí tus comentarios